Saltear al contenido principal

¿Qué hago si deniegan mi hipoteca después de la tasación?

Solicitar una hipoteca es un proceso complicado y el miedo de que nos denieguen el préstamo después de hacer la tasación está muy presente en muchas de las personas que se proponen comprar un inmueble. Ya que esto conlleva a perder el dinero de la tasación y el del contrato de arras, pero no está todo perdido, hay formas de conseguir un préstamo aún si tu banco te ha denegado la hipoteca. ¿Qué hago si deniegan mi hipoteca después de la tasación? Sigue leyendo y podrás descubrir otros métodos que quizá no tenías presentes.

¿Por qué me han denegado la hipoteca?

Hay diferentes aspectos por los que pueden denegar una hipoteca, depende en primer lugar de si lo hacen antes o después de tasar. Lo primero que hace el banco es llevar a cabo un estudio de viabilidad, para garantizar si eres apto para un préstamo hipotecario y qué tipo de financiación. En dicho estudio se puede denegar la hipoteca por los siguientes motivos:

1) Falta de ingresos y ahorros

Para poder contratar una hipoteca, la cuota no puede superar el 35% de los ingresos mensuales del núcleo familiar. Esto se denomina «capacidad de endeudamiento», y es vital para no poner en riesgo tu estabilidad económica.

Si tus ingresos son muy bajos, significa que tu cuota mensual tiene que ser mínima y las posibilidades se reducen, sobre todo si hablamos de grandes ciudades donde los precios son muy elevados. Si el sueldo es bajo, lo más habitual es solicitar una hipoteca compartida, de esta manera tu capacidad de endeudamiento sería más alta y podrías obtener mejor financiación.

Aparte de los ingresos, ten en cuenta los ahorros, es necesario tener un mínimo del 30% del precio del inmueble ahorrado para poder contratar una hipoteca. Un 10% está destinado a cubrir los gastos de la compraventa y el 20% restante para hacer la aportación inicial. Ten en cuenta que los bancos acostumbran a dar un máximo del 80% de la tasación. 

2) Inestabilidad laboral y económica

Los bancos valoran la estabilidad laboral cuando evalúan el perfil del cliente: trabajo estable, contrato indefinido, tener un mínimo de un año de antigüedad y estar en un sector estable. Los perfiles como funcionarios o jóvenes con proyección laboral son muy demandados por los bancos, ya que cuentan con contratos estables y sueldos altos.

Los bancos también analizan tu historial crediticio, por lo que si tienes otros préstamos se reducirá tu capacidad de endeudamiento y si tienes deudas pendientes de pago, el banco rechazará tu solicitud automáticamente, al ser un perfil de alto riesgo.

3) Edad del cliente

La edad también puede ser un motivo para que denieguen el préstamo. Los bancos suelen poner como límite para pagar la hipoteca 75 años, hay algunos que incluso lo reducen a 70 años. Esto significa que si quieres contratar una hipoteca con 60 años, tu plazo de amortización solo podrá ser de 15 años, como máximo, así que la cuota del préstamo será alta. Por eso, en caso de contratar una hipoteca con determinada edad, es indispensable contar con muchos ahorros e ingresos para que el banco la acepte.

¿Qué hago si deniegan mi hipoteca después de la tasación?

Estos son los tres aspectos por los que podrían denegar una hipoteca tras el estudio de viabilidad. Si pasas este filtro, el siguiente paso sería el contrato de arras, en caso de que hayas decidido arriesgar a tasar antes de firmar el contrato de arras, y la tasación, pero ¿qué pasa si la hipoteca sale denegada después de tasar?

Es un problema cuando el banco te ha hecho el estudio, has pagado los costes por tasar y la anticipación en el contrato de arras y de pronto el banco deniega la hipoteca. Esto ocurre porque el banco financia un máximo del 80% de la tasación. Si la tasación sale más baja, significa que el banco financia menos de lo que has previsto. Imagina que la vivienda vale 150.000€ y el banco financia el 80%, es decir, 120.000€. Tienes ahorrados 45000€ para gastos y la aportación inicial, pero al tasar sale por 140.000€, por lo que el banco te financia 112.000€, aunque pagues 150.000€ por el inmueble. Lo que eran 45000€ de ahorro se traducen en 55000€.

Si no cuentas con más ahorros para hacer frente a los gastos, no pueden concederte el préstamo. Esto es una preocupación para muchos compradores, pero hay formas de salir de esta situación. Puedes optar por diferentes vías para conseguir el préstamo:

  • Aval. Aporta una garantía al banco en caso de impago y las oportunidades de conseguir una financiación más alta que el 80% aumentan.
  • Préstamo personal. Un préstamo personal con la cuantía restante puede ser otra forma de conseguir la hipoteca.
  • Asesor financiero. También existen intermediarios que puede ayudarte a conseguir mejores condiciones para tu hipoteca.

Si tienes alguna duda antes de comprar o vender tu vivienda no dudes en contactar con una inmobiliaria de confianza, resolutiva y que te aporte un trato personalizado. Llámanos al 620 897 394 o visita nuestra web www.laboticainmobiliaria.es ¡Estamos aquí para ayudarte!

Volver arriba

    Tu Nombre

    Tu Teléfono

    Tu E-Mail

    Tu Ciudad

    Marcando esta casilla declaras conocer y aceptar nuestra política de privacidad
    Marcando esta casilla declaras que podemos ponernos en contacto contigo para gestiones comerciales de tu interés